Esta semana les traje un shoot sobre Zayn Malik, basado en la canción rock me. Espero que lo disfruten. Si les gusta no olviden comentar (si no tienen cuenta Google pueden hacerlo desde anónimo o Nombre/URL) dejen su Twitter en su comentario si están interesados en leer nuevos shoots o novelas.



Próximamente estos shoots:

- Wedding Bells. (Niley)
- Amor Oculto. (Joe Jonas)
- Can't Have You. (Nick Jonas)
- Tu Fantasma. (Joe Jonas)
- I'm Not a Princess. (Liam Payne)
- Haunted. (Joe Jonas)
- Jail. (Nick Jonas)
- They Don't Know About Us. (Harry Styles)
- They Don't Know About Us: Kiss You. (Harry Styles)
- Kiss You. (Harry Styles)
- With Love. (Joe Jonas)
- Last Kiss. (Louis Tomlinson)
- Hard Military Love. (Joe Jonas)
- Last First Kiss. (Liam Payne)
- Hollywood. (Joe Jonas)
- I Would. (Liam Payne)
- A Year Without Rain. (Joe Jonas)
- Heart Attack. (Zayn Malik)
- Better Than Revenge. (Jaylor)
- Summer Love. (Louis Tomlinson)
- Odio y Amor. (Joe Jonas)
- Capricho. (Zayn Malik)
- Just Kill Me. (Joe Jonas)
- Someone Like You. (Niall Horan)
- Vivir en la Oscuridad. (Jaylor)
- Enchanted. (Harry Styles)
- Conseguirte. (Joe Jonas)

Y las novelas:
- Last Time Around. (Nick Jonas)
- Anímate a Soñar. (Harry, Liam, Zayn, Louis y Niall)
- Promesas. (Nick Jonas)

lunes, 5 de noviembre de 2012

Rock me.


Apenas me despertaba; venía bajando las escaleras cuando escuché a mi hermana Mel gritando desde el living:
– ¡Steph! ¡Steph, vení! –parecía totalmente desesperada.
Bajé rápidamente y fui con ella.
– ¿Qué te pasa? –pregunté preocupada.
– ¿Sabes qué día es hoy? –dijo emocionada.
– Eh, es 12 de Noviembre, ¿Por qué?
– ¡Hoy sale a la venta el CD de One Direction! –dijo entusiasmada, casi saltando de la emoción.
– Tranquila chiquita, ¿Queres que te lleve a comprarlo, cierto?
– Si –sonrió– ¿Lo harías, por favor? –dijo con sus ojos brillantes.
– Claro que si, hermosa, es más, yo te lo voy a regalar.
– ¿En serio? –me abrazó– gracias, te quiero.
– Cuando te hago regalos siempre me queres –sonreí– solo dame veinte minutos y vamos, ¿Si?
Fui al baño, cepillé mis dientes y me peiné. Al salir mi hermanita estaba en la puerta sosteniendo mis jeans azules gastados, junto a mi remera favorita, era negra y tenía la frase “Be true to who you are” Ser fiel a lo que eres, en español. Esa prenda me traía muchos hermosos recuerdos.
– ¡Vestite! –dijo acercándome la ropa.
– Está bien –tomé la ropa y volví al baño nuevamente para vestirme.
Al salir, me pusé mis zapatillas Nike grises; busqué mi billetera y las llaves de mi auto. Cuando ya estuve lista, fui a sacar mi auto de la cochera mi hermana ya estaba esperándome dentro de él. Está muy ansiosa, pensé.
Fuimos a la tienda de música más cercana, al llegar había una fila como de veinticinco personas, a medida que pasaba el tiempo íbamos avanzando. Después de esperar cerca de cuarenta minutos, logramos que nos atiendan; Mel pidió su CD y en menos de cinco minutos ya era de su propiedad. Salimos de la tienda y subimos a mi auto, ella apenas se sentó ya estaba sacando su preciado CD de su caja y poniéndolo en mi estereo, sonaron varias canciones, no sé cuantas exactamente, solo veía a Mel tarareando las canciones mientras leía ese pequeño librito que traía el CD.
– Steph, ¿Te gustan las nuevas canciones? –dijo sonriéndome.
– Son lindas –le sonreí devuelta.
– Mi favorito es Harry –dijo extendiendo el librito hacía mí– miralo, ¿No es hermoso?
– Si –dije al mismo tiempo que tomaba el libro– que hermosos ojos azules tiene, y esos rizos color chocolate, es muy lindo.
– Si, lo sé –me miró un poquito seria– pero es mío.
– Lo sé nena –dije casi riendo– tenes siete años y queres pelear conmigo por un hombre –reí– además, ¿Él cuántos años tiene?
– Tiene dieciocho.
– ¿Ves? Muy grande para vos y un poco chico para mí –sonreí.
– No es tan chico, o bueno, si te gusta vos lo podrías conquistar y así yo podría conocer a los chicos de One Direction y si dejas a Harry, yo lo puedo consolar.
– Deja de soñar pequeña, él es famoso, por las cosas que me has contado es bastante mujeriego y además es once años más grande que vos, no voy a dejar que mi nena consentida esté con alguien así.
Al terminar de decir eso, comenzó a sonar una canción que era muy parecida a la cononcida canción We’re gonna rock you; al comenzar a escuchar la canción, me identificó mucho con una historia que tuve con mi último ex. Hablaba sobre el verano de 2009, sobre una relación hermosa, pero perdida que quiere recuperarse.
– Steph, Steph, ¿Qué te pasa Stephany? –dijo Mel un poco preocupada.
– Nada, nada… solo que esa canción me hizo pensar en algo –dije un poco pensativa.
– ¿En qué? –dijo intrigada.
– En un ex mío –miré mi remera– él fue muy especial para mí, pero después perdimos todo por una chica que se metió entre nosotros, y bueno, ya nunca más nos vimos, fue eso.
– ¿Y por qué miraste tu remera?
– Porque cuando se tatuó por primera vez, fue mientras eramos novios, él se tatuó una frase y me regaló esta remera que tiene la misma frase.
– ¿Él dónde se tatuó? –dijo pensativa.
– En su clavícula izquierda, y antes de que empieces con más preguntas sobre mi ex, si, es Zayn.
– ¿Por qué nunca me dijiste? –dijo seria.
– Porque nunca salió el tema, y al final esa relación me lastimó mucho, hasta que la superé y ahora quedó como un lindo recuerdo.
– Steph… –dijo en tono intrigador y suspiró.
– ¿Si? –dije un poco asustada.
– ¿Leíste a lo último quien escribió esta canción? –hizo una pausa– él escribió esa canción, Steph, seguro es sobre vos.
– No creo Mel, él después de todo lo que pasó, nunca más me llamó.
– ¿Todavía tenes su número? –dijo sonriendo.
– Si, ¿En qué estás pensando? –dije levantando una ceja.
– Envíale un mensaje que diga algo como “Escuché tu nuevo álbum, mi favorita es Rock Me”, o algo así.
– Me diste una buena idea Mel –saqué mi celular del bolsillo y le escribí, “Mi hermanita acaba de comprarse Take Me Home, escuché Rock Me y la historia de la canción se me hace familiar :).”, cuando lo envié, le mostré el mensaje a Mel.
– Me parece perfecto, muero por saber qué te va a contestar.
– Espero que no haya cambiado su número –abroché el cinturón de seguridad– pone rock me otra vez –sonreí.
– Está bien –volvió a darle play a rock me y abrochó su cinturón de seguridad– es increíble que Zayn haya sido tu novio, lo raro es que nunca leí que él hubiera tenido una novia con tu nombre.
– Es que –arranqué el auto– nuestra relación era algo así como secreta, porque él tenía como una reputación de chico malo, aunque cuando lo llegabas a conocer de verdad era el chico más tierno, dulce, cariñoso del mundo. Y la verdad, era un novio perfecto –comencé a conducir– tenía los mejores detalles, él sabía que hacer en el momento indicado, en el lugar indicado –suspiré– llegamos hasta el punto en el que ya planeábamos una vida entera juntos.
– ¿En serio? Mi cuñado casi fue Zayn y no ese tonto de Logan con el que están planeando irse a vivir juntos y todo eso.
– ¿Por qué Logan te cae mal, Mel? ¿Te hizo algo?
– No hermana, solo que nunca me cerró del todo su personalidad, no sé, simplemente no me cae bien, no importa lo que haga, siempre va a ser así.
– ¿Sabes que si vos te sentís así con respecto a él yo lo dejaría, cierto?
– Lo sé, pero también se sé que sos muy feliz con él, y no quiero que termines esa relación por mi culpa, capaz cuando sea grande y entienda más las cosas, me empiece a caer bien, no sé.
– Hablas como toda una adulta vos –sonreí.
– Es que, mamá me contó que cuando ella y tu padre se separaron, a vos mi papá no te caía bien, no lo querías aceptar, pero después a medida que pasó el tiempo lo empezaste a querer.
– Si, pero yo no lo quería porque, bueno, en un principio, era chica y todavía no aceptaba que mis padres se separaran, y creía que Josh, quería reemplazar a mi papá, después me hizo entender que él amaba a mamá, y empezamos a ser amigos y ahora lo adoro, no tanto como a mi papá, pero lo quiero y lo respeto.
– Nunca habíamos hablado de esto antes.
– No creí que estuvieras lista para hacerlo –sonreí– mira, ya estamos en casa.
Estaba tan entretenida con la conversación con Mel que ni note que ya llegabamos a casa. Bajamos de mi auto, y al entrar a casa noté que ya había olor a comida, fui a la cocina y salude a mamá.
– Hola mamá –le di un beso en la mejilla.
– Hola hija, ¿Dónde estaban?
– Bueno, la llevé a Mel a comprar un CD que quería, la vi tan emocionada y feliz por eso que se lo regalé yo.
– Bueno me alegro hija –sonrió.
– Si, ¿Dónde está Josh?
– Tuvo un viaje improvisado a Canadá, así que recién va a volver en dos semanas.
– Ah bueno, ¿Cómo vas con la comida, mamá?
– Bien, ¿Te puedo pedir un favor?
– Si, decime.
– ¿El siguiente viernes tenes clases?
– No, ¿Por qué?
– Necesito que acompañes a Mel a un concierto, porque como Josh viajó, yo me tengo que hacer cargo de la empresa familiar.
– Está bien mamá, no hay problema, yo me encargo de llevarla.
– Steph, ¿Podemos hablar? –dijo Mel tomándome de la mano y llevándome hacía su habitación.
– ¿Qué pasa Mel?
– ¿Te contestó? –dijo emocionada.
– A ver –tomé mi celular y lo miré– no, aún no. Hermosa, no te hagas ilusiones para que me conteste, lo más probable es que haya cambiado su número.
– Bueno –dijo un poco decepcionada.
– ¿Vamos a poner la mesa? –dije mientras la abrazaba.
– Vamos –dijo saliendo por la puerta.
Al mismo tiempo, escuché mi celular sonando, era un número desconocido, atendí:
– Hola chica buena –dijo una voz desconocida.
– ¿Eh? ¿Chica bue…? –me costó solo un segundo reconocer quien era– Hola mi chico malo.
– ¿Cómo estás? Hace tanto que no escuchaba tu voz.
– Tres años… estoy bien, ¿Y vos? ¿Qué es de tu vida?
– Hace tanto. Me alegro de escuchar eso, también estoy bien, bueno, de acá para allá, con mucho trabajo, ya sabes.
– Me alegro Zayn.
– ¿Así que escuchaste el nuevo álbum?
– Si, bueno hoy mi hermana me despertó con sus gritos de emoción por el día que era, entonces la llevé a comprar tu CD, cuando estábamos en el auto escuchando el CD, fue como ¡Boom! Rock me y me hizo…
– ¿Pensar en mí? –me interrumpió.
– La verdad si, así es y bueno, justamente hoy mi hermana me eligió la ropa que me tenía que poner y adivina qué remera eligió.
– La que decía be true to who you are, ¿Cierto? Esa era mi favorita, aunque te quedaba un poco grande.
– Me acuerdo, pero ahora me queda justa, y si, eligió esa, ¿Sabes? Al escuchar la canción me acordé de el momento en el que me la regalaste, me acordé de todas esas tarde que pasábamos en esa playa desierta.
– Desde el verano de 2008 íbamos ahí, pero sin duda el año siguiente lo pasamos mejor. ¿Te acordas cuando te llevé a esa pequeña cabaña en la playa, para el día de mi cumpleaños número dieciséis?
– ¿Cómo no acordarme de esa noche? Fue una de las mejores de mi vida, ahí ya llevábamos un poco más de un año juntos.
– Si, yo te pedí que seas mi novia el primero de enero del 2008, doce días después fue mi cumpleaños y al año siguiente para mi cumpleaños me diste uno de los mejores regalos que recibí en mi vida.
– Después de eso, llegamos hasta octubre juntos y ya todo terminó.
– Quiero verte, ¿Seguís viviendo en Bradford?
– No, desde 2010 vivo en Londres, nos mudamos por la empresa de mi madre y por mi universidad.
– Entonces nos vamos a ver pronto.
– Si, supongo que vos la mayoría del tiempo que no estás de gira estás acá, ¿Cierto?
– Si, es cierto. El siguiente jueves voy a estar llegando a Londres.
– Me alegro, Zayn, tengo que irme. La comida está lista, después arreglamos para vernos o algo, ¿si?
– Está bien, nos vemos Steph –colgó.
Los siguientes diez días se pasaron prácticamente volando, cuando quise acordar, ya era el jueves por la noche. Estaba volviendo de la universidad cuando me choqué con un chico:
– Disculpa, no te vi –dije sin mirarlo mientras juntaba mis libros.
– No te preocupes –se paró y me extendió la mano en señal de ayuda para pararme.
– Gracias –tomé su mano y me paré, al mirarlo a la cara me quedé totalmente paralizada.
– Steph –me abrazó haciendo que tirara mis libros nuevamente– me alegro de verte, te extrañé tanto, al fin te veo mi amor.
– Espera –me alejé un poco de él– ¿Cómo que, mi amor?
–Perdóname, es la costumbre –dijo sonriendo un poco timido.
Sonreía como lo hacía la primera vez que me besó, dejando ver solo una pequeña parte de sus dientes, mientras que se rascaba detrás de su oreja, una clara señal que estaba nervioso. Se veía tan hermoso, esos ojos color café brillaban a la luz de la luna, mientras que su pelo castaño oscuro estaba un poco alborotado por el viento y mezclado con esa mecha rubia en medio de su cabeza, sus pestañas se veían tan perfectas como siempre y sus gruesos labios lo hacían lucir más sexy.
– Bueno –me agaché y junté nuevamente mis libros.
– ¿No queres acompañarme a tomar algo? –sonrió.
– Tengo que ir a mi casa ahora, mi madre salió para una cena de negocios y mi hermana está sola.
– No quiero sonar muy entrometido, pero, ¿Puedo ir? Es que de verdad necesito que hablemos, tengo que aclarar algo muy importante con vos.
– Está bien, supongo que no va a haber ningún problema.
Caminamos unas pocas cuadras hasta mi casa, primero dejé mis cosas en mi habitación, mientras que Zayn se quedó en el living, después fui a la habitación de Mel para saber qué hacía y cómo estaba.
– ¿Estás bien Mel? –dije entrando a su habitación.
– Si, estoy bien, no te preocupes –sonrió.
– Bueno, ¿Te quedaste mucho tiempo sola?
– No, solo como media hora, no es mucho Steph, estoy bien. Mamá dijo que para cuando tengamos hambre, en la heladera hay comida para microondas.
– Está bien, ¿Tenes hambre ahora?
– Si, bastante, ¿Me preparas la comida ahora?
– Si, claro, en un rato vení a la cocina.
Bajé hasta la cocina, pusé la comida en el microondas mientras que Zayn y yo conversábamos:
– ¿Te vas a quedar mucho tiempo en Londres?
– Si, ya mañana es el último concierto y nos quedamos acá por varios meses.
– Que bueno. Quiero preguntarte algo, por tu canción parece que queres recuperar todo lo que tenías conmigo, pero, ¿Por qué nunca llamaste?
– Justamente eso es lo que quería aclararte. Es que cuando Ashley apareció en mi vida, ella me hizo creer en tantas cosas, me ilusiono, me hizo creer que nuestro amor iba a ser eterno, pero después de dos meses rompió mi corazón, ella me cegó y sentía que si tal vez me volvía a acercar a vos te iba a lastimar nuevamente y no quería ni quiero eso. Cuando terminé con todo ese dolor, tuve otra novia, las cosas estaban bien, yo me sentía bien, pero no me sentía completo, algo me faltaba. Y ahora estoy con Perrie que las cosas van bien con ella, no lo niego, pero nadie me hace sentir de la forma en la que vos lo hacías –suspiró– me acuerdo de esas noches que nos quedábamos despiertos hasta el amanecer simplemente hablando de nuestro futuro, de cómo iba a ser nuestros hijitos –tomó mi mano– de cómo iba a ser el momento en el que nos casáramos, a eso solo lo tuve con vos. Pero nunca más te llamé ni nada, porque sentía que ya todo estaba perdido entre nosotros y un día que me sentía mal, pensé en mi pasado, en lo que me hacía vivir, en todo lo bueno de mi vida, y en mi mente solo apareciste vos –se acercó a mí– por eso escribí esa canción, con la esperanza de que algún día vos la escucharas, posiblemente eso sea un poco cobarde o no sé, pero después de todo lo que pasó, no sabía como volver a acercarme a vos –acarició mi mejilla– no quiero lastimarte otra vez –se acerco a unos pocos centímetros de mí, casi rozando mis labios, podía sentir como su respiración de a poco se empezaba a acelerar– sentí esto –llevó su mano hacía su pecho– late cada vez más fuerte porque vos estás cerca –me tomó delicadamente del rostro.
Comenzó a juntar lentamente sus labios con los míos, me besó con ternura lentamente, el besó comenzó a tornarse cada vez más apasionado y desesperado, era como que estábamos descargando todas nuestras energías, todos nuestros recuerdos, toda nuestra pasión, todo nuestro amor en ese beso; cuando me besaba me sentía en otro mundo, fue alejándose de mí dándome pequeños besos, hasta que abrí los ojos y no, no era un sueño. Él estaba ahí mirándome fijamente con ternura en sus ojos café, al mismo tiempo que mordía su labio inferior. De verdad me sentía en otro mundo solamente con él, hasta que escuché unos gritos:
– ¡ZAYN! –gritó mi hermana apenas vió a Zayn y corrió a abrazarlo.
– Creo que tu hermana me adora –dijo mientras la abrazaba.
– Para ella adorarte es poco, aunque igual prefiere a Harry –sonreí.
– ¿Y vos a quién preferís? –sonrió pícaro.
– A mí no me gusta One Direction –dije sin darle importancia mientras que sacaba la comida del microondas.
– Ella te prefiere a vos Zayn –dijo Mel, mientras lo miraba detenidamente.
– No creo que sea así –le contestó Zayn.
– Si te prefiere a vos, le hubieses visto la cara hoy cuando escuchó rock me y cuando me contó que vos fuiste su novio, además me dijo que vos eras el novio perfecto, que podías parecer un chico malo, pero una vez que te conocen sos el más tierno y dulce del mundo –le contó a Zayn.
– ¿En serio dijo todo eso? –dijo sorprendido y me miró.
– Si, si es cierto, siempre supiste que hacer para hacerme sentir bien, siempre tuviste detalles muy tiernos conmigo, siempre me preotegiste y fuiste muy romántico conmigo –le contesté– Mel, ya está la comida –dije poniendo la bandeja en la mesa– Zayn, ¿Te quedas?
– Si, claro. Me encantaba cuando me cocinabas –sonrió.
Comimos mientras que Zayn le contaba a Mel detalles de su gira, Mel le contó que mañana íbamos a ir su concierto, Zayn le regaló unos pases a backstage. Después de comer Mel se estaba muriendo de sueño, pero quería seguir ahí con Zayn, hasta que en un momento se quedó dormida mientras abrazaba a Zayn.
– Sabía que eso iba a pasar –sonreí– voy a llevarla a la cama.
– No te preocupes, yo la llevo –Zayn tomó a Mel en sus brazos y la llevó a su habitación.
Él la acostó y yo la tape, después de estar unos segundos observándola, Zayn dijo:
– Si hubiese seguido con vos, así sería nuestro futuro, viviríamos juntos, tendríamos hijos, seríamos felices.
– Ya es tarde Zayn, vos tenes novia y yo, tengo un novio y planeo irme a vivir con él, formar una familia y todo eso –dije bajando la mirada.
– Ya sé que perdí mi oportunidad, soy un idiota. Perdí a la única mujer que me hacía sentir vivo –dijo saliendo de la habitación.
– Espera –dije saliendo atrás de él– no tienen que ser así las cosas –bajé las escaleras atrás de él y lo tomé del brazo– nosotros podemos ser amigos.
– ¿Amigos? –me miró serio– sé que soy un completo estúpido por haberte dejado, por no haberte llamado nunca, pero discúlpame, yo no puedo ser amigo de la mujer que amo, simplemente no. Porque cada vez que te veo me dan ganas de besarte, de abrazarte y no soltarte nunca –suspiró– perdóname, pero si queres que seamos amigos, no puedo, no puedo estar cerca tuyo, por el bien tuyo y de tu pareja. Solamente respóndeme algo, ¿Él te hace sentir como yo lo hacía? Solamente si es así yo voy a tener esperanzas de encontrar a alguien que me haga sentir como vos.
– Zayn vos vas a encontrar a alguien para vos, estoy segura –intenté sonreír.
– No me respondiste, Steph ¿Él te hace sentir como yo? ¿O es que no sentiste nada con el beso que te di hoy?
– Yo… bueno, yo…
– Nada, ya entendí –me tomó de la cintura y me pegó a su cuerpo– con el tiempo te vas a dar cuenta de que somos el uno para el otro –me besó cerca de los labios– ya es tarde, y mañana va a ser un día largo. Nos vemos Steph, chau –dijo tomando su chaqueta y yendo hacía la puerta.
– Espera –me acerqué a él– te olvidas de algo.
– ¿Qué? –se dio vuelta.
– Esto –lo tomé del cuello y le di un pequeño beso.
Esa noche no podía conciliar el sueño, era una misión imposible pensando en Zayn, en sus labios sobre los míos y también en el remordimiento que tenía por Logan, se suponía que nos amábamos, que íbamos a ir a vivir juntos, pero apareció Zayn y todo eso se borró de mi mente por completo.
Al día siguiente me levanté, me duche, al mirarme al espejo noté que tenía unas ojeras terribles, entonces me maquille un poco, más que nada para taparlas, cuando salí del baño mi hermana entro al instante. Fui a mi habitación para vestirme, me puse una minifalda de jean, ya que a pesar de ser otoño, hacía bastante calor. Busqué una blusa violeta y mis converse violetas, hacían un conjunto perfecto.
Cuando ya estaba lista, bajé las escaleras y en el living me encontré con Logan sentado en el sofá.
– Que linda que está mi novia –dijo sonriendo.
– Hola amor –me acerqué a él y le di un pequeño beso en sus labios.
– Vine a buscarte, a ver si salimos o algo.
– Eh, perdón. Pero tengo que llevar a mi hermana al concierto de One Direction.
– ¿Qué? ¿A tu hermana le gustan esos nenes mimados? Por favor, son todo una pantalla, muestran siempre su lado bueno, son plásticos.
– Por favor Logan, ¿A caso los conoces? Ellos no son así.
– Steph, somos adultos, tenes 19 años, sabes que son todo una gran mentira.
– No Logan, tal vez no los conozca a los cinco, pero a uno lo conozco muy bien desde antes de ser famoso y hace poco también estuve con él, no ha cambiado en absolutamente nada –dije un poco enojada.
– Hey, tranquila, igual no creo que lo conozcas tanto.
– ¿Te parece? Él fue mi novio por veintiún meses, fue mi primer novio, mi primer amor, con él tuve mi primera vez, prácticamente vivía con él y vos decís que no lo conocía, que bien.
– Vos siempre me dijiste que eras virgen –dijo serio.
– Porque ya sabemos como sos, siempe te puse esa excusa de que quería hacerlo cuando esté realmente segura porque vos te calentas por cualquier cosa y después no te controlas, y sinceramente yo no quería eso.
– Me hubieses dicho eso y listo, no era necesario que me mintieras –dijo enojado.
– ¿Te enojas por eso?
– Si, me estoy enojando con razón.
– Claro, con razón para vos, porque a vos siempre lo único que te importo con todas fue eso, tener sexo y después tirarlas a la basura, y solamente querías irte a vivir conmigo para que yo aceptara hacerlo con vos.
– La verdad si, porque vos fuiste la única caprichosa que me puso siempre tantas trabas –se paró– ¿Sabes qué? Hace lo que quieras, nosotros terminamos –salió enojado.
Después de estar cerca de quince minutos mirando televisión, Mel vino y se sentó conmigo:
– Escuché la pelea –me abrazó– ¿Estás bien?
– Si hermosa –la abracé.
– ¿Se pelearon por mi culpa? –dijo preocupada.
– Claro que no, simplemente nuestra relación no daba para más y menos con Zayn en mi mente y en mi corazón.
– Anoche vi cuando te besó –sonrió.
– Bueno linda, pero no le digas de ese beso a nadie, menos a mamá o a Josh, ellos nunca quisieron que esté con Zayn, por su reputación.
– Te prometo que no voy a decir nada, secreto de hermanas –me miró– ahora vamos, acordate que tenemos el pase al backstage y quiero estar todo el tiempo posible, además vos vas a tener tiempo con tu noviecito.
– ¡Hey! Él no es mi novio nena.
Fuimos al teatro donde se presentaba One Direction, le mostramos los pases y sin ningún problema nos dejaron pasar. Mel apenas vió a Zayn lo fue a abrazar, me acerqué a él y lo saludé con un beso en la mejilla.
Zayn nos presentó al resto de la banda, mientras que Mel estaba hablando con Harry, yo fui con Zayn.
– Tu hermanita es encantadora –sonrió.
– Está enamorada de Harry –reí.
– Y vos estás enamorada de tu novio –dijo serio.
– Yo no tengo novio –lo miré.
– Anoche me dijiste que si –dijo confundido.
– Pueden pasar tantas cosas en una mañana –sonreí.
– ¿Terminaste con él? –preguntó feliz.
– Bueno, él terminó conmigo, la verdad.
– ¿Por qué?
– Porque él fue a mi casa con la idea de que salgamos y le dije que no, porque tenía que acompañar a Mel al concierto de One Direction y ahí empezó con un montón de insultos hacía ustedes, yo los defendí y me dijo que los defendía como que si los conociera y le dije que a uno si conocía.
– ¿Me defendiste? –me abrazó.
– Si, y bueno él me dijo que quizás no te conocía lo suficiente, entonces le dije que si te conocía lo suficiente, porque fuiste mi primer novio, mi primer amor y lo que más le molestó es que le dije que tuve mi primera vez con vos, siendo que a él siempre le dije que era virgen.
– ¿Solamente conmigo lo hiciste? –me miró y sonrió.
– ¿Y a vos que te importa? –dije alejándome de él.
– Vos me importas –volvió a abrazarme– no importa si no me decís, lo importante es que ahora estás conmigo.
– No confundas las cosas, yo dejé que él termine conmigo porque yo no podía irme a vivir con él, no había la suficiente química y ni el suficiente amor como para eso. Yo no deje que él se fuera por vos, lo hice por mí.
– Está bien, te entiendo. Y sé que va a sonar mal, pero me alegro que de hayan terminado.
– Cuando termines con tu novia, me voy a poner feliz yo –reí.
– ¿Qué? –escuché a alguien decir detrás de mí.
– Nada amor –dijo Zayn tratando de arreglar las cosas. Al darme vuelta vi que era Perrie, la novia de Zayn.
– Ah, ella es tu novia, ¿Cierto Zayn?
– Si, Steph ella es Perrie, Perrie ella es Steph, una vieja amiga –dijo presentándonos.
– Ah, hola Steph –dijo con un poco de asco.
– Hola –sonreí– vos te me haces conocida de algún lado.
– Eh, no creo que me hayas visto, últimamente he estado en Estados Unidos –dijo un poco nerviosa mientras abrazaba a Zayn.
– En serio, me parece haberte visto en otro lado –busqué mi celular, entre a Facebook y fui al perfil de un compañero de universidad, Ryan– espera –busque entre sus fotos y vi una de Ryan besando a Perrie– mira Zayn, esa es de la semana pasada –dije pasandole mi celular a Zayn– claro, eso es de la fiesta de Brittany, ahí te vi.
– ¿Qué significa esto Perrie? –dijo Zayn enojado.
– Eh por favor amor, él me obligó –dijo tratando de calmar a Zayn– por favor, ¿Le vas a creer a esta perra?
– No te atrevas a llamarla así otra vez –dijo alejándose de Perrie– me engañaste.
– Por favor amor, él no significa nada para mí.
– No es la primera vez que lo haces Perrie, me cansaste, creo que es mejor que terminemos –dijo bajando la mirada– no quiero más engaños y seamos sinceros –la miró– lo nuestro ya no es lo mismo que antes, no estamos bien juntos.
– Como quieras –dijo Perrie enojada– pero después no vuelvas a pedirme otra oportunidad, vas a ver que no podes estar sin mí –se fue.
– Si supiera que yo no puedo estar sin vos –río por lo bajo.
– ¿No te molesto que ella te engañara?
– No, ya era obvio. Además es una buena razón para que terminemos y sé que tarde o temprano vamos a ser amigos, ella no es mala persona, solamente no era para mí.
– Bueno, supongo que está bien –lo abracé.
– ¿Te puedo pedir un favor? –me miró.
– Está bien, decime.
– Dame la oportunidad de ser tu amigo, de mostrarte que puedo hacerte tan feliz como antes y que nunca te voy a volver a lastimar.
– Bueno, pero tomemos las cosas con calma –sonreí.
– Está bien –me abrazó y beso mi mejilla.
Después de ese día lleno de música y emoción. Con Zayn pasamos días juntos, él siempre iba a buscarme cuando salía de la universidad. Fue aceptado por mi madre y por Josh. Además Mel estaba más feliz que nunca teniendo a Zayn como su cuñado según ella. Pasaron cerca de dos meses desde que Zayn y yo éramos amigos, aunque por mi parte cada vez que estaba con él, me enamoraba más. Era 11 de Enero, un día antes de su cumpleaños; estábamos en mi casa.
– Steph, ¿Qué me vas a regalar? –sonrió.
– A las doce vas a saber –lo miré.
– Faltan dos horas, dame un adelanto Steph –me abrazó.
– Bueno –lo tomé del cuello– solamente uno –lo besé– listo.
– Quiero que ya sean las doce –me miró y mordió sus labios.
– Te morís de ganas –me senté sobre sus piernas– te amo –rodeé su cuello con mis brazos.
– Extrañaba tanto escucharte decir eso –me besó– te amo tanto –me besó nuevamente– me acuerdo cuando estábamos en la playa hace cuatro años, me hiciste vivir la mejor noche de mi vida –sonrió– ¿Te acordas que el viento de alborotaba tu hermoso cabello largo castaño? Me encantaba eso y cuando me besabas por lo menos una vez por minuto, amo esos labios carnosos, te besaba tanto que te dejaba los labios rojos –mordió su labio inferior– y tenías una mirada tan hermosa, siempre que te miro a los ojos me transmitis tranquilidad, ternura, paz y quietud –me besó– quiero volver a esa noche que te entregaste a mí –dijo acariciando mi pierna.
– ¿Cuál crees que es tu regalo, amor? –lo besé– yo quiero ser tu novia.
– Yo quiero ser tu esposo, pero por ahora me puedo conformar con ser tu novio –sonrió– Stephany James, ¿Sería mi novia?
– Si señor Malik, quiero ser su novia –lo besé otra vez– ¿Vamos a la playa mi vida?
– Si hermosa mía –sonrió.
Esa noche fuimos a la playa y festejando su cumpleaños número veinte, pasamos una noche llena de amor, pasión y romance, en esa cabaña, a la que comenzamos a llamar nuestro nidito de amor.
Fuimos novios durante tres años, después decidimos vivir juntos, pasaron cerca de dos años y entonces nos casamos. Tuvimos dos hermosos hijos Javadd que nació en el 2.020, era casi igual a su padre, solo que él tenía el pelo un poco más claro. Y Marie nació en 2.023, según Zayn era igual a mí, pero su personalidad era identica a la de él.

Fin.

jueves, 13 de octubre de 2011

No lo olviden :].

No olviden matenerse informadas en mi Tumblr Blog & buena noticia, nueva novela, Last Time Around muy pronto su estreno! :). ¡Gracias a todas las chicas que me están apoyando!.

domingo, 2 de octubre de 2011